escribe mariant...

escribe mariant...

GRACIAS POR VISITAR MI PQUEÑO RINCÓN DE LETRAS, ESPERO PASES UN RATO AMENO Y ENTRETENIDO.

Iré escribiendo aquí algunas historias protagonizadas por el Gran Espíritu, mi personaje de Madre Loba y sus vivencias con Clara y puede que alguna que otra historia donde me lleve la imaginación y la fantasía.

Mi deseo de nuevo de que sean del agrado de quien se acerca a leer.

viernes, 14 de mayo de 2010

El encuentro (IV)



. – ¿Es esa la razón por la que me has llamado niña de agua?
. – Sí y por las cualidades que observé más tarde. El agua lo penetra todo, entra hasta lo más profundo de la tierra y conoce hasta el último de sus recodos – la loba recorrió el par de metros que nos separaba. De cerca era aún más visible que no era un animal corriente. En su frente y a esta distancia podía percibir a la luz de la luna una extraña cicatriz en su frente que más que la secuela de una herida tuve la impresión era un señal, quizá un aviso para los suyos de a quien tenían delante. En sus ojos veía ese signo de serenidad y sabiduría que muy pocas personas que yo había conocido poseían. En un animal antes de esta noche hubiese sido impensable, tal vez tanto como el hecho de sostener una charla con ella y escuchar con actitud reverente sus palabras. Pero nada de lo que estaba sucediendo me sorprendía. Tenía la impresión de estar recuperando algo perdido hacia mucho tiempo.
. – Entraste en la cueva siguiendo a mi lobezno. Tus ojos no están adaptados como los nuestros a la oscuridad pero tu parecías ser capaz de percibir donde estaba echada porque te detuviste apenas en la entrada, diste un par de pasos hacia la pared y te hiciste un ovillo buscando algo de calor. No noté miedo sino cautela o una forma de respeto que me sorprendió aún más. Sin hablarte lancé un pensamiento, que era mejor que te acomodarás con nosotros. Tus ropas estaban mojadas y la noche fría – la sensación reconfortante de cuerpos cálidos se abrió paso en mi mente – Sin palabras lo entendiste y te arrebujaste apoyando tu cabeza en mi lomo – Ya no tenía duda de que poseías un don extraordinario.
. – Voy recordando Madre Loba. Porque es así como te llamas. No me lo has dicho pero yo sabía que te llaman así.
. – Es maravilloso que tu mente esté recuperando los recuerdos tan rápido.
. – No tanto como quisiera, son sólo trazos. Por favor continua contando que ocurrió. Quiero saberlo todo y lo más importante porque lo olvidé durante todos estos años.

Continuará...
Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails