escribe mariant...

escribe mariant...

GRACIAS POR VISITAR MI PQUEÑO RINCÓN DE LETRAS, ESPERO PASES UN RATO AMENO Y ENTRETENIDO.

Iré escribiendo aquí algunas historias protagonizadas por el Gran Espíritu, mi personaje de Madre Loba y sus vivencias con Clara y puede que alguna que otra historia donde me lleve la imaginación y la fantasía.

Mi deseo de nuevo de que sean del agrado de quien se acerca a leer.

viernes, 4 de junio de 2010

Luna de Sangre 5ª parte.


Los días pasaban sin que la joven Roseta entendiese porque la habían encerrado en ese lugar arrebatándola de su hogar feliz y tranquilo. Los rumores que circulaban por la comarca sobre los De Pardo vinieron a su mente. Se hablaba de la dificultad con la descendencia. Recordaba que antes de su matrimonio con Pascual, la señora había visitado a su madre sobre el problema. La gitana comprendió la razón de su secuestro, la abundancia con que era alimentada, la intervención de Elena ante el acoso de su marido confirmaron lo que temía. Las cavilaciones la llevaron a los más negros pensamientos sobre la suerte de Pascual. Si tenía razón, esos indeseables habían dado muerte al amor de su vida y cuando naciese el niño ella correría la misma suerte.

Roseta no contaba con las dotes de su madre para la magia pero conocía lo suficiente para intentar hacer una llamada desesperada a la matriarca sobre su situación.

Esa llamada no cayó en vacío, su madre sintiendo el peligro de la hija ordenó a los suyos ponerse en marcha y los carromatos de gitanos emprendieron el camino hacia la granja.

Justo en ese momento se recibía en casa de los De Pardo una carta. Era de los padres de Ramiro. Estaban en el pueblo vecino, a dos escasos días de camino. Venían con la intención de quedarse hasta el nacimiento del bebé de Elena. La noticia provocó una conmoción en la pareja que desesperada paseaba por una estancia decidiendo que hacer.

           . – No hay más remedio que provocar el parto a la gitana – afirmó Elena.
           . – Son sólo siete meses. Podría ocurrirle algo – alegó Ramiro.
           . – Tendremos que correr ese riesgo. Diremos a tu padre que se ha adelantado el parto por una caída y nos arriesgaremos a lo que sea.

La vida de la joven se decidió esa noche de luna casi llena. Un grupo de criados entraron de improviso en la estancia cogiendo desprevenida a la gitana. La tumbaron sobre la cama y una criada vieja, la más experta en estas cuestiones provocó el parto ignorando los gritos y lamentos de la joven.
Pocos después el llanto de su hijo silencio la voz de Roseta mientras las lágrimas corrían por su cara al comprender como se sellaba su destino.
Agotada se dejó conducir al exterior y tras el muro de la casa fue arrojada diciendo que se largase.

No comprendió porque la dejaban con vida y en libertad hasta que comprobó la hemorragia que empapaba sus piernas. La miserable que había provocado su parto sabía que en esas condiciones no llegaría muy lejos. Se puso en pie y tambaleándose inició el camino de vuelta a la granja. Tenía que comprobar que había sucedido con Pascual.
La tierra iba empapando la sangre de la joven madre con cada paso que daba hasta que casi sin fuerzas consiguió arrastrarse hasta el cobertizo. A la escasa luz de la luna distinguió el cadáver de su amor y en un supremo esfuerzo logró llegar hasta él y exhaló su ultimo suspiro abrazada a su cuerpo.


Tragué saliva intentando contener las lágrimas que pugnaban por salir con esa escena relatada por Madre Loba. Como si supiera mi estado de afectación detuvo su relato y un silencio sólo roto por el correr del arroyo fue el eco de mi pena por esas dos vidas truncadas por la maldad.


Continuará...
Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails