escribe mariant...

escribe mariant...

GRACIAS POR VISITAR MI PQUEÑO RINCÓN DE LETRAS, ESPERO PASES UN RATO AMENO Y ENTRETENIDO.

Iré escribiendo aquí algunas historias protagonizadas por el Gran Espíritu, mi personaje de Madre Loba y sus vivencias con Clara y puede que alguna que otra historia donde me lleve la imaginación y la fantasía.

Mi deseo de nuevo de que sean del agrado de quien se acerca a leer.

jueves, 27 de mayo de 2010

Luna de Sangre 1ª parte.


El sol estaba alto cuando me introduje en la cama. Todo lo sucedido esa noche daba vueltas en mi cabeza. Tenía casi cuatro años cuando sucedieron los hechos que tras el relato habían vuelto como si nunca hubieran desaparecido, aún así era increíble y la emoción me hacía dar una y otra vuelta. Si no hubiese estado tan cansada habría corrido al bosque pero al fin venció el sueño y mi cuerpo se entregó al descanso.
La llamada para el almuerzo me dejó con la sensación de que todo había sido una fantasía onírica. Era irreal pensarme conversando con una loba intemporal que pretendió en algún momento que creciese junto a ella, aún así al caer la tarde con un sol en el ocaso caminé hacia el bosque.
La línea de árboles, inicio del bosque, me acogieron con las primeras sombras con un paisaje que tomaba tintes grises. Me preguntaba camino del arroyo como encontraría a Madre Loba.

           . – ¿ Me buscabas Clara? – me sorprendió su voz a mi espalda.

           . – ¿ Como sabes mi nombre? – pregunté sonriendo y sin sorprenderme de su aparición. Intuía más que sabía que podría encontrarme en cualquier rincón del bosque – No recuerdo que te lo hubiese dado, ni anoche, ni cuando era pequeña.

         . – Y sé muchas cosas más, ya te lo dije anoche – caminó a mi paso en dirección al arroyo – Además
¿ Has olvidado que los hombres gritaban tu nombre niña de agua?

         . – Veo que sigue gustándote más ese que el mío.
         . – Se relacionan, Clara también es el agua. Muy adecuado.
Tomamos asiento casi en la misma roca que la noche anterior, Las sombras iban aumentando pero en la difusa luz vespertina pude distinguir unas ruinas de lo que en otro tiempo debió ser una gran casa.
Me levanté y caminé hacia ellas seguida de Madre Loba. En efecto, apenas quedaban paredes en pie pero la fachada principal aún conservaba lo que parecía un escudo familiar. Aparté la maleza de la que fue la entrada y comprobé que en el interior no quedaba ningún techo pero en sus tiempos tuvo que ser casi una mansión.
Las sombras crecían y no quise aventurarme en un lugar tan desolado sin luz.
Me volví hacia el animal y Madre Loba me miraba entre curiosa e intrigada.

             . – Debió ser una hermosa casa – dije retornando al río mientras pasábamos cerca de lo que debió ser el muro que rodeaba la casa, ahora sólo un montón de piedras.

            . – Si lo fue pero se cumplió la maldición de la gitana.

            . – ¿Y eso? – inquirí curiosa –¿ Llegaste a ver la casa en píe? ¿ Y que es eso de una maldición gitana?

           . – Tengo muchos, muchos años pero no tantos. Esta historia tiene muchos más pero todo lo que ha ocurrido en el bosque queda en la memoria de su espíritu y a él le gusta recordar en las noches tranquilas. Es una de tantas.

Volví a tomar asiento en la roca mientras observaba la esfera de plata de la luna asomando parcialmente sobre la montaña frente a nosotras.
. - ¿ Me la cuentas Madre Loba?.

Continuará...
Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails